Alerta Gil Antón de la "Pedagogía del terror", la educación como "táctica de sometimiento" que está ahorcando y reventando la salud de estudiantes

Chihuahua, Chih.- En su conferecia "La reforma educativa de la 4T" en la UPNECH Campus Chihuahua, el profesor del Centro de Estudios Sociológicos del Colegio de México, Manuel Gil Antón, alertó de la "pedagogía del terror" que impera en el sistema cultural en busca de la excelencia que las diferentes reformas educativas se han encargado de implementar y normalizar, y muchos maestros de replicar en sus salones, muchas veces sin darse cuenta. Un modelo que presiona y ahorca a los estudiantes hasta que los obligan a abandonar la escuela, en el mejor de los casos, o acabar en un hospital o un centro de salud mental. 
 
Gil Antón invitó a los asistentes a la conferencia a leer su columna de hoy en El Universal titulada "La pedagogía del terror" y que entre otras cosas señala y pone de manifiesto cuestiones como que "en cada promoción hay estudiantes que se van y desertan de la escolaridad "por no aguantar la presión necesaria para lograr la excelencia" y que incluso a consecuencia de ello han tenido que recurrir incluso a hospitales o servicios de salud mental.
 
Ante esto, se pregunta en su escrito, siempre crítico, "¿Cómo puden estar orgullosos, y dar como muestra de calidad, que le revientan la salud y el equilibrio emocional a varios? Está mal. No ven que es una relación: uno puede no estar dispuesto a leer y escribir sin cesar y sin pensar demasiado, pero hay otro lado: la acción de las profesoras y los maestros juega, y no poco".
 
En relación a esta "pedagogía del terror" invitó a reflexionar al auditorio "cuántas veces la crítica que le hacemos al Estado por la manera que nos trata, las profesoras y los profesores la replicamos todos los días nosotros en nuestra escuela con los niños", asegurando que esto sucede debido a que "es un sistema cultural el que hay que reventar".
 
"Esa es la cuestión de la pedagogía del terror, una chica se suicida en el ITAM y los chavos dicen es que aquí más que estudiar nos exigen que nos humillemos y hagamos lo que los profesores quieren", explicó a los congregados, lamentando el empleo de la educación "como táctica de sometimiento".  
 
Afirmó, y así lo hace también en su columna, que así pasaba incluso en el Colegio de México en el que labora en lo que él denomina "Síndrome de Estocolmex".
 
 Gil Antón conlcuye su columna manifestando que "La pedagogía del terror produce altos guarismos y vanaglorias que el mercado, ciego, compra caro. Es ventagativa y cruel" y señala que "hay otro sendero: el vínculo opar aprender, y el trabajo que implica, cansa, pero no ahorca. Entusiasma aunque se duerma poco a veces, pero luego a pierna suelta luego e bailar salsa. Por ahí va la vida, y el saber que vale".