No fue Morena, ni AMLO, fueron los maestros los que ganaron a los 1,960 mdp de propaganda de Nuño a favor de la refoma, y los que deben conducir la nueva escuela mexicana: Gil Antón

Chihuahua, Chih.- Durante su conferencia magistral "La reforma educativa de la 4T" este sábado en el Coloquio de Investigación e Intervención Educativa 2019 celebrado en el Campus Chihuahua de UPNECH, el Doctor Manuel Gil Antón, profesor- investigador del Colegio de México sostuvo y reivindicó la importancia de tener siempre presente que no fue Morena, ni Andrés Manuel López Obrador, ni los hoy gobernantes, los que criticaron, detuvieron y tumbaron la mal llamada reforma educativa del Pacto por México, sino que fueron los propios maestros quienes lograron ganar a la narrativa del neoliberalismo y de los 1 mil 960 millones invertidos por Aurelio Nuño en propaganda. Es por ello que exhortó al magisterio mexicano a reorganizarse para ocupar activamente los espacios que la nueva normativa abre para que, tal y como hicieron en aquel entonces, ahora sean ellos los que encabecen la transformación en materia educativa, misma que afirmó que debería pasar por un proyecto a 25 años para acabar con la tendencia de una reforma diferente por cada nuevo gobierno.
 
Ante un auditorio repleto, el experto analista en materia educativa refirió que nunca se podía pensar en el futuro sin dar el espacio debido a la memoria, lo cual consideró un ejercicio ético, y que en este caso pasaba por reconocer, como algo ineludible que, cuando desde el gobierno se trataba a los maestros como los únicos responsables de todos los males del país en materia educativa, como ignorantes e infantes, éstos pasaron a ser quienes con su contra-narrativa a la oficial terminaron por detener una reforma que no era educativa, sino administrativa y laboral, dictada por los poderes económicos y político sin voltear a ver a los docentes y mucho menos a los niños y niñas, que para quienes la escribieron desde los despachos se convirtieron en invisibles.
 
Gil Antón sostuvo que si para muchos hoy en día el gobierno de coalición de Morena representa una "aplanadora", el del Pacto por México (PRI- PAN- PRD- Verde) fue un "bulldozer" que con arrogancia y sin saber lo que aprobaban aprobaron las reformas estructurales, entre ellas la Educativa. 
 
Afirmó que la reforma empezó a caer por sí sola desde la primera evaluación al momento que el 85 por ciento de los maestros que la afrontaron resultaran idóneos.
 
Denunció que la reforma del Pacto partía desde la concepción de que la única forma de hacer que el magisterio mexicano trabajara era someterlos a evaluaciones a las que se supeditaba su permanencia en la función, precarizar su estabilidad laboral, infundir terror y hacerlo pasar por esto cuatro años.
 
En un segundo momento, Gil Antón destacó que fue el magisterio -y no otros actores- el que construyó una narrativa tan fuerte que logró lo que parecía imposible, derrotar a toda la maquinaria del Gobierno, el aparato mediático y el incremento de 70 a 1 mil 960 millones de pesos para que el entonces secretario de Educación, Aurelio Nuño Mayer, hiciera propaganda de la reforma, que no lograron impedir que la reforma se detuviera y acabar siendo tumbada. 
 
El investigador refirió que la resistencia en los hechos también fue muy simbólica, poniendo como ejemplo las imágenes de los militares resguardando las sedes de aplicación, las cuales denotaban una total anormalidad.  
 
Manuel Gil Antón hizo hincapié y quiso que todos los maestros y maestras tuvieran bien claro y no olvidaran que "no fue Morena, no fue Andrés Manuel López obrador, no fueron los actores de la SEP los que detuvieron la reforma", sino que fueron los propios maestros.
 
En este punto, recordó los casos paradógicos de Mario Delgado hoy coordinador de Morena en el Congreso, quien por aquel entondes era senador, formaba parte del pacto y defendió la reforma, y el de Gilberto Guevara Niebla, quien retó aquí en Chihuahua a golpes a un profesor para defender la reforma de 2013, afirmar que de cancelar aquella reforma México no tenía futuro, mientras que tres semanas después de la victoria de López Obrador en las urnas no tuvo reparos en ser nombrado subsecretario de Educación Básica del gobierno que tenía entre sus principales premisas tumbar la reforma que tanto defendió. 
 
Gil Antón preguntó al auditorio si alguien recordaba previo a 2018 un texto del hoy titular de la SEP, Esteban Moctezuma, contra la Reforma de Peña Nieto, y sostuvo que muchos de los actuales gobernantes en esos tiempos "se pusieron al servicio, guardaron silencio o voltearon para otro lado" e incluso muchos de los que hoy gobiernan estaban abiertamente a favor de la reforma del Pacto.
 
El estudioso enfatizó que lamentablemente en la actualidad "la desmemoria cínica campea" y que hoy hay en Morena muchas personas que no tuvieron ninguna participción en contra de la reforma y que hoy se autoatribuyen el logro de haberla tumbado.
 
"Si sabemos leer el pasado, nos da la libertad de decirle a la actual adminsitración que como hacedores de la derrota del pacto neoliberal en materia educativa tienen que ser los integrantes del magisterio los que tengan que conducir la nueva escuela mexicana, no los consultores de Canadá", resaltó a este respecto Gil Antón. 
 
Es por todo ello que el reconocido analista educativo sostuvo si el magisterio fue el actor social que detuvo la reforma y le dio para atrás, ahora debe ser el magisterio de nuevo el que se reorganice para trabajar en esos espacios y que la reforma llegue a las aulas a través de una pedagogía crítica como medio para alcanzar el bienestar.