"Santanas contra Sanatas" y/o "La Roja contra La Verde"

Por: José Cano Carrera

Por: José Cano Carrera
 
El “Juicio Final”, “Conquista Total”, “Otoño de Escándalo”, “Fuego en la Sangre”, “Apocalipsis”, “Hasta la Muerte”, “Todo contra Todo” entre otros son los nombres o motes de las carteleras de la siempre estelar AAA con su Triplemania o del Consejo Mundial de Lucha Libre cuando hay apuestas de mascara contra mascara que han denominado esos promotores para incrementar sus ventas, pues esas carteleras se han quedado cortas para las Planillas ROJA y VERDE que aspiran a reelegirse o dirigir el Sindicato Único de Trabajadores del Municipio (SUTM) en Ciudad Juárez porque en los últimos días se han dado con todo, se han metido con madres o mamacitas, que por cierto dicen que estas últimas son muchas a cambio de algunas buenas comisiones.
 
Dicen los empleados sindicalizados que el nombre de esta contienda que gracias a Dios termina mañana debe llamarse “SANTANAS CONTRA SANATAS” porque los ROJOS y VERDES son iguales de perversos, mañosos, trazas, cínicos e hijos de la llorona, que no hay ni por quien votar.
 
Los ROJOS y VERDES esta semana se destrozaron, se dieron hasta con la cubeta, peor que en la lucha libre porque se desgarraron sus pantaletas, ventilaron sus mañas, hipocresías, traiciones  y sus miles de marranadas. Dieron a conocer que aspiran al poder a costa de lo que sea y no les importa llevarse entra las patas al gremio sindical.
 
No les importa representar con respeto y dignidad a los empleados sindicalizados, que son los que merecen respeto y no ver estos circos que dejaron mal parada a la ROJA representada por Arturo Silvadoray Lícera y a la VERDE representada por Eduardo Carrera, quienes quedaron destrozados al ventilarse sus compadrazgos, amores, pasiones y demás cosas en sus vidas privadas. 
 
Hoy quien pidió paz de manera irónica fue Héctor Raúl Cano Villela, líder del Sindicato Único para Trabajadores Municipales (SUTM), envió una circular a todos los agremiados, donde reconoce esta guerra o batalla que muchos han denominado “SANTANAS CONTRA SANATAS” y en donde  literalmente llama a la VERDE “resentidos, molestos y que no tienen la simpatía de nadie. Además exhorta a los empleados sindicalizados a votar el día de mañana sin presión alguna, ya que el voto es libre y secreto.  Pues la moneda está en el aire para las tres planillas contendientes en esta elección sindical.
 
La primer planilla que se registró es la VERDE, integrada por puros empleados afines al tristemente célebre Héctor “Teto” Murguía y Enrique Licón, quienes quieren recuperar el control político del PRI a través del sindicato, y por tal motivo es mal vista por toda la base sindical, ya que se dieron cuenta de la ambición que tienen por llegar al poder solo para servirse ellos y seguir dejando al empleado sindicalizado en la misma situación como está en este momento o hasta en una más complicada.
 
La segunda planilla registrada es la ROJA, integrada por todos los dirigentes actuales, los cuales están confiados de ganar la décima reelección, ya que sus métodos infalibles para presionar a los empleados sindicalizados consisten en condicionar préstamos o amenazarlos con congelarlos para el escalafón. Saben que seguir en el poder es seguir cobrando los sueldos de 60  mil pesos mensuales, inalcanzables para el resto de la base sindical.
 
Por último tenemos a la planilla NARANJA, integrada por empleados libres y sin compromisos con nadie, cuyo único e iluso fin es el de querer hacer las cosas transparentes y eso la ha colocando poco a poco entre las preferencias de los empleados sindicalizados. Además se le reconoce porque es la única que ha cumplido con esos acuerdos de caballeros, de amigos, de compañeros, de respeto y más respeto. Integrada por hombres y mujeres serias, íntegras, honradas que han dado su vida en la administración municipal, muchos con más 25 a 30 años de antigüedad, su carta de representación siempre ha sido el trabajo.
 
La NARANJA fue la última planilla en inscribirse en este proceso y ha acogido muy fuerte la frase célebre que hizo suya José Alfredo Jiménez en su bonita canción titulada El Rey. Pues para ser el Rey “No hay que llegar primero, sino hay que saber llegar”. La NARANJA llega firme, fortalecida y con mucha credibilidad ante el gremio sindical. Cada día avanza porque se dedicó a realizar una campaña, limpia, sana y de propuestas creíbles.
 
Que quede claro que no le echamos porras a nadie, pero es de gente critica y equilibrada reconocer lo bueno y lo malo. Al final de cuentas la decisión será solo de los empleados sindicalizados, de nadie más. Uno solo pone las cartas sobre le mesa y que voten por la mejor planilla.